You are currently browsing the category archive for the ‘César Mallorquí’ category.

Nacio en Barcelona el 10 de junio de 1953, pero su padre (José Mallorquí, el creador de El Coyote) se trasladó a Madrid al año siguiente, y con él toda la familia. Cursó estudios de periodismo en La Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense y desde 1970 trabajó en diversas publicaciones, entre ellas la mítica revista La Codorniz.

En 1981 cambió el periodismo por la publicidad y durante una década trabajó como creativo en diversas agencias. En 1991 regresó al mundo de la literatura (que había abandonado durante su etapa de publicitario).

Vive en Madrid, esta casado y tiene dos hijos. Dejo de fumar en 1986.

Obras:

La vara de hierro. (Novela. Quaderns UPCF. 1993).
El círculo de Jericó. (Antología. Ediciones B. 1995).
El coleccionista de sellos. (Novela. Ediciones B. 1996).
El último trabajo del Sr. Luna. (Novela. EDEBÉ 1997).
La Fraternidad de Eihwaz. (Novela. EDEBÉ 1998).
La cruz de El Dorado. (Novela. EDEBÉ 1999).
El maestro oscuro. (Novela. EDEBÉ 1999).
La Catedral. (Novela. SM 2000)
La Mansión Dax. (Novela. SM 2001)
El Hombre de Arena (Novela. EDEBÉ 2001)

Era una familia en la que el padre está enfermo. La madre le dice a Javier que en verano tendría que irse con sus tíos a Santander porque su padre estaba malo.
No conocía a sus primas ni a sus tíos pero al final se sintió muy a gusto en Villa Candelaria, y fueron las mejores vacaciones que podía haber tenido.
Descubrió quién era Beatriz Obregón, porque era la ladrona de la familia, que era un fantasma, qué pasó con las lágrimas de Shiva… pero todo eso lo descubrieron él y Violeta; que al principio no se llevaban nada bien, pero como eran los únicos que sentían la presencia de alguien más en la casa y percibían el olor a nardos, pues acabaron haciéndose muy pero que muy amigos.

Y se hicieron muy amigos…con derecho a roce.  Las lágrimas de Shiva  era un collar con esmeraldas y diamantes que Sebastián Mendoza le regaló a Beatriz como regalo de compromiso. Pero Beatriz no lo quería, así que se fue en el Savanna, un barco que tripulaba su amor verdadero.
Ella, le dio Las lágrimas de Shiva a Amalia para que se las devolviera a los Mendoza, pero como su criada tenía tanto rencor en los Obregón, no por la señorita Beatriz sino por lo mal que la trataban sus padres, escondió las Lágrimas de Shiva y acusaron a Beatriz de haberlas robado.

Pero Javier fue un dia a hablar con Amalia hasta que le dio las Lágrimas de Shiva y al final le explica la verdad.

Sobre todo, ¡opina!

Estadística del blog

  • 598,718 visitas

Hoy nos visitan desde…

outils webmaster
outils webmaster