En estos tiempos en los que estamos, nos hemos dejado llevar por la tecnología, los lujos y los regalos caros, y hemos olvidado lo que realmente importa, que es estar con la familia. Hemos olvidado la emoción de abrir un regalo solo por la ilusión de que alguien se acuerde de ti. Ya no nos importa el simple detalle que alguien quiera tener con nosotros, necesitamos que ese regalo sea caro, que este comprado con dinero y no hecho con el corazón.

Las familias ya no son como antes, que se reunían para estar todos juntos, cantar villancicos y olvidarse de todos recuperemoslailusionlos problemas y preocupaciones junto a los seres queridos. Cada vez se está perdiendo más la tradición de reunirse toda la familia al completo, solo se reunen los parientes cercanos, y cuando se reunen siempre acaban discutiendo los unos con los otros.

Todos pensamos que hay que comprar muchos regalos, pues parece que cuantos más regalos le hagas a una persona más la aprecias y más te importa. Creemos que cuantos más regalos nos hagan más importantes somos para nuestra familia, y alardeamos de ellos con nuestros amigos como si por ello fuésemos más importantes.

Pues no es así, sobre todo ahora con la crisis que la gente busca regalos más económicos, todos deberíamos darnos cuenta de que no necesitamos regalos caros para vivir, y tampoco nos hace falta que nos regalen tantas cosas. No nos debería importar tanto la apariencia que demos a los demás con nuestros regalos caros pero que cualquiera puede encontrar en cualquier tienda, y deberíamos apreciar más esos regalos más baratos que alguien se ha molestado en buscar, elegir y muchas veces hacer un sacrificio para hacernos felices y vernos sonreír.

No nos deberíamos fijar tanto en los defectos de nuestra familia, y deberíamos pensar y darnos cuenta que no solo ellos tienen defectos, también nosotros, porque nadie es perfecto, todos deberíamos ser un poco más tolerantes con los demás. Pero no solo se deberían reunir las familias en Navidad, al fin y al cabo solo se celebra una vez al año, y cualquier momento es bueno para pasarlo junto a las personas queridas, porque al final es a ellas a quien recurres cuando tienes un problema, y son las que siempre van a estar ahí para apoyarte en cualquier momento que lo necesites, y nunca te van a abandonar, pase lo que pase al final ellas siempre estarán a tu lado.