“Hace ya un tiempo haciendo zaping encontré un programa en el que unos curas hablaban sobre la homosexualidad, me quedé a escucharlo, un cura la definía así:

– La homosexualidad es una enfermedad.

Y otro decía lo siguiente:

– Yo respeto a los homosexuales ya que respeto a cualquier ser vivo de la humanidad aunque sean terroristas.

Tengo solamente 14 años y lo que oí en aquel programa me enfureció muchísimo, están comparando a personas que solo tienen su propia forma de ser y sus propios gustos con terroristas, gente que mata por diversión.

Después de oír unas cuantas frases más de esas apague la tele. Estaba indignada, el resumen de lo que había visto era que en esta sociedad te marginan, te tratan como si fueses un bicho raro, te desprecian y te miran mal sólo por el mero echo de que te gusten las personas de tu mismo sexo y no sólo eso, además te llaman enfermo, terrorista, monstruo y otras palabras despectivas.

Yo personalmente opino que una persona es una persona, le gusten las personas de su mismo sexo o del sexo contrario y hay que respetarla.
Pedimos respeto pero.. ¿Nosotros de verdad respetamos?

Con cosas como estas me doy cuenta de que el mundo que están creando unos poco nos afecta a todos, no quiero ni pensar que pasará dentro de unos años, si a mi hijo/hija le gustan las personas de su mismo sexo ¿Que pasará? ¿La gente habrá cambiado ya de mentalidad? ¿Se habrán dado cuenta de que sus gustos no son el ombligo del mundo? Espero que así sea, y mientras tanto yo lucharé por todas aquellas personas que en esta sociedad están discriminadas.

También espero que alguna persona que lea esto cambié de opinión y se de cuenta que la homosexualidad no es una enfermedad, que son personas con ”diferentes” gustos y digo ”diferentes” por que los gustos existen para que cada uno elija lo que realmente le gusta y no tendría que ser nadie nombrado como diferente o raro por sus gustos.

Y por ultimo decir que con esta queja no hago mucho, pero expresarme me hace sentir mejor y por ahora una de las pocas cosas que me queda es la libertad de expresión y me expresaré siempre que pueda de la mejor manera posible.”

(Ana ha hecho esta foto para la entrada porque “Las flores secas deben dejar paso a los nuevos brotes, al igual que las creencias obsoletas a ideas que van surgiendo día a día”)

¡Gracias, Ana!