Era una familia en la que el padre está enfermo. La madre le dice a Javier que en verano tendría que irse con sus tíos a Santander porque su padre estaba malo.
No conocía a sus primas ni a sus tíos pero al final se sintió muy a gusto en Villa Candelaria, y fueron las mejores vacaciones que podía haber tenido.
Descubrió quién era Beatriz Obregón, porque era la ladrona de la familia, que era un fantasma, qué pasó con las lágrimas de Shiva… pero todo eso lo descubrieron él y Violeta; que al principio no se llevaban nada bien, pero como eran los únicos que sentían la presencia de alguien más en la casa y percibían el olor a nardos, pues acabaron haciéndose muy pero que muy amigos.

Y se hicieron muy amigos…con derecho a roce.  Las lágrimas de Shiva  era un collar con esmeraldas y diamantes que Sebastián Mendoza le regaló a Beatriz como regalo de compromiso. Pero Beatriz no lo quería, así que se fue en el Savanna, un barco que tripulaba su amor verdadero.
Ella, le dio Las lágrimas de Shiva a Amalia para que se las devolviera a los Mendoza, pero como su criada tenía tanto rencor en los Obregón, no por la señorita Beatriz sino por lo mal que la trataban sus padres, escondió las Lágrimas de Shiva y acusaron a Beatriz de haberlas robado.

Pero Javier fue un dia a hablar con Amalia hasta que le dio las Lágrimas de Shiva y al final le explica la verdad.