Un día Judy Moody entró a su clase y vio a Jessica Finch con una hermosa corona, quería averiguar de que se trataba, así que mandó a su amigo Frank a investigar, ella dijo que no era una corona, era una diadema y la había ganado en un concurso de ortografía y les enseño una hoja de periódico doblada donde salía su foto en la portada.

Judy estaba verde de envidia,y pensó que por qué ella no podía salir en el periódico.  Cuando regresó a casa se puso a deletrear todas las hortalizas que había en su frigorífico, ya que Jessica Finch había ganado con la palabra ‘berenjena’.
Al día siguiente mientras Judy desayunaba, su hermano Stink   pegaba en el frigorífico con letras grandes ‘Rincón de la fama de los Moody’, Judy fue a buscar algo para poner en el ‘Rincón de la fama’ pero no encontró nada, Judy no era famosa ni para aparecer en el su propio frigorífico. Sin embargo toda su familia y amigos habían tenido su momento de fama.
Su familia iba a hacer una venta de garaje y a Judy se le ocurrió una brillante idea para ser famosa, iba a disecar un hueso de cereza con su secadora y a grabarle las iníciales GW. Hizo un gran cartel que decía: Auténtico hueso de cereza del árbol   de George Washington ¡Se expone por primera vez! 5 centavos por mirar. De repente llegaron dos niños, le echaron una moneda y se preguntaban si de verdad era del cerezo de George Washington, a lo que Judy respondió ¡Claro que sí! Y les enseñó las iniciales GW. De repente el niño menor tomó el hueso y se lo tragó. ¡Oh no! El niño se había tragado de un sólo bocado su pasaje a la fama.
Judy vio en el periódico un anuncio sobre un concurso de mascotas, los ganadores recibirían una medalla, un diploma y su foto…