¡Oh! amado mío,

no puedo estar lejos de ti,

sin ti mi corazón está herido.

Soy un alma en pena,

acude a mí antes de que caiga el rocío.

Con sólo acordarme de tus besos,

mi corazón siente puro deseo,

aunque sólo dime un “¡Te quiero!”.