Despierta, tiemblo al escucharte.

Dormida, me atrevo a mirarte.

Por eso, alma de mi cama

yo velo mientras tú cantas.

Cuando cantas me duermo

como el café en un termo

y suspiro tu tierno

pelo.