Eres como el viento,

vienes y vas

siempre en el mejor momento,

siguiendo un eterno compás.

.

Con o sin razón,

estás siempre en mi cabeza

y en el corazón,

haciendo de la vida una sorpresa.