Mirando estábamos

los dos el firmamento;

su mirada clavaba

en el cielo negro.

Ni una sola estrella

veíamos, creo;

más guardábamos ambos

hondo silencio.

¿Cuánto duró?

Todavía es algo incierto

entonces nos miramos

los dos a un tiempo;

y fue un instante eterno

eso… sí puedo saberlo.