Después de bailar el último tango,

de encerrarme en la ilusión o en la tensión de mi corazón,

de las vueltas por mi barrio, si este es lo que sugiere,

cambian tantas cosas cuando hay alguien que te quiere.

En fin, que todo es una mierda, que siempre habrá alguien que nos pierda,

yo quiero ser humilde y pase lo que pase siempre libre.