Después de haber aprendido la variedad de textos argumentativa algunos de vosotros creasteis vuestra propia argumentación.

Os dejo con dos buenos textos, de dos alumnas de 4ºESO, que recogen parte de la labor de este primer trimestre:

LIBERTAD DE HORARIOS EN BARES Y DISCOTECAS

Existe una cierta relación entre los horarios de los bares y los horarios de las discotecas los fines de semana.

La diferencia de horarios entre bares y discotecas es más o menos parecida, esto se refleja en las horas en que abren sus puertas por la mañana y las cierran por la noche los fines de semana.

¿Por qué los bares y discotecas no cierran a una hora en concreto? ¿Por qué molestan a los vecinos con su música a todo volumen?

Hoy no es posible que estos locales cierren sus puertas antes al público porque según ellos pierden clientela y ganan menos dinero. Estos espacios donde la gente va a encontrarse con los amigos y a pasar un buen rato bailando y divirtiéndose se han vuelto ruidosos, molestos y hasta pesados. Y no sólo día tras día sino también los fines de semana. Nos parece mal que ocurra esto porque por culpa de los horarios que siguen algunos vecinos no pueden dormir y se han visto obligados a denunciarlos a la policía. No queremos que los bares y discotecas sean una pesadilla para los vecinos, por eso reclamamos que por favor sean ellos los que se den cuenta de esa situación y hagan algo al respecto, como no poner la música tan alta, no dejar la puerta abierta de par en par porque arma más escándalo, cerrar pronto sus puertas a la gente adolesente, tomar medidas dejando pasar a la gente mayor de dieciocho años y, lo más importante de todo, hacer revisión de limpieza y mantenimiento semana a semana. ¿Lo conseguiremos entre todos?

Por OLGA G. (4º C)

POR QUÉ NO ME GUSTA LA SOCIEDAD ADOLESCENTE ACTUAL

Presento mi crítica sobre la sociedad humana que habita este mundo. Puesto que soy joven y no sé todo lo que debería saber sobre la sociedad, criticaré el tema del que tengo conocimiento, la sociabilidad en la adolescencia.

Para entrar en un grupo social (no me refiero a los grupos sociales respecto a riquezas o estilos, sino a grupos de amistades) hay que ser “guay”. Esa palabra, según el DRAE significa:

1. adj. colq. Esp. Muy buen, estupendo.

2. adv. m. coloq. Esp. Muy bien.

Sin embargo, en la adolescencia actual es algo muy diferente, ser guay significa tomar drogas, emborracharse cada sábado y, por supuesto, ir contra las reglas, contra las obligaciones…

Los que no son “guays” son denominados “raros” o “marginados”. Yo, por otro lado, diría que son gente con personalidad, que piensan en consecuencias futuras de sus actos presentes y que por entrar en un grupito de amigos no se perjudican a ellos mismos ni perjudican a otras personas.

Aquí está el segundo error de los “guays”, esa palabra, “marginados”; estamos de acuerdo en que significa alguien antisocial, que no está integrado en la sociedad pero no se dan cuenta de que esta gente está integrada en su sociedad, todos los etiquetados como “marginados” pueden formar un grupo amistoso, y lo hacen. Ya no son marginados de la sociedad, ya que ellos también tienen su propio grupo.

Por eso, entre otras muchas cosas, no me gusta la sociedad adolescente actual pero, como a todos, no me queda más remedio que vivirla.

Por CELIA  C. (4º C)