Noticia importante del día: ¡Hoy han salido las notas de PAU! Llamada telefónica mientras las notas viajan de Logroño a Arnedo: ¡100% de aprobados! ¡Bien!

Y vosotros los alumnos, veloces como el rayo, ¿pero cómo se filtran las noticias?, ¿cómo sois tan rápidos? Ahí estábais en el pasillo, esperando a que saliera de la reunión: abrazos, alegría, sonrisas de oreja a oreja… ¿Y los que regresan hoy del viaje de estudios? Móviles sonando por todos los sitios.

Y esto ya suena a despedida. Antes era: “nos vemos el día que dan las notas”… pero ahora ya ha llegado. Mañana será el día de notas del resto. Suena a cierre. A proyectos. A vidas separadas que vuelven en septiembre a contarlo todo.

Y cómo no, a días de relax, de hacer lo que me apetece, de coger un buen libro. Y aquí me acuerdo de Pennac. Si me pongo muy seria durante el curso con las lecturas ahora cambio, es tiempo de verano, llega el derecho a no leer, mejor dicho: el derecho a leer lo que a cada uno y cada una le guste. Leer por afición,  leer por satisfacción, leer por placer. Todo a la vez.

.

  • El derecho de no leer un libro.
  • El derecho de saltar las páginas.
  • El derecho de no terminar un libro.
  • El derecho de releer.
  • El derecho de leer lo que sea.
  • El derecho al bovarismo.
  • El derecho de leer donde sea.
  • El derecho de buscar libros, abrirlos en donde sea y leer un pedazo.
  • El derecho de leer en voz alta.
  • El derecho de callarse.

(Yo os advierto: tengo libros atrasados. Estoy esperando darme una tripada)

.

Bovarismo: ‘estado de insatisfacción crónica de la persona’. Proviene de la novela Madame Bovary de G.Flaubert.
Daniel Pennac: Como una novela. Ed.Anagrama