Después de algunos años, pocos en mi caso, es hora de decir adiós, bueno quizá es mejor un hasta luego. Nos vamos de este instituto ansiosos de nuevos sueños, con un futuro cargado de sorpresas y con un pasado lleno de emociones, de amigos, de cultura, son tantas las cosas…

Este pequeño escrito está dedicado a mis compañeras, compañeras de ilusiones, de trabajos, de confidencias, secretos y algún pequeño conflicto.

Algunas seguirán siendo compañeras de un nuevo viaje que pronto comenzará,otras seguirán, sin embargo, siendo compañeras en el recuerdo, en lo más profundo de mi.

También dedico este escrito a mis profesores, profesores de cultura y también de la vida, en ocasiones comprensivos incluso manos amigas en las que buscar afecto y consejo es fácil e importante, pues son referencias para nosotros.

Esto va dirigido especial para tí, Esther, creadora de Con las palabras, un blog íntimo en un principio y cuyo número de visitas avanza cada vez más. Ha superado, desde luego, nuestras expectativas más lejanas.

GRACIAS, es lo único que puedo decir. sólo puedo expresar gratitud hacia todos vosotros.

hasta siempre. Saray Tomás Rodrigo