Y queremos seguir siendo soñadores (un ejército no -ni nada que suene a militares y guerras-), con las mejores ideas y los pies sobre la tierra, trabajando para que se cumplan.