Mujeres migrantes, ¿igualdad de derechos?