¿Qué es? Me pregunté la primera vez que mi cuerpo se estremeció al oírla.
Era una sensación indescriptible, estremecedora pero a la vez maravillosa, era un conjunto de sentimientos positivos que se apoderaban de mí ser cada vez que llegaban a mis oídos esas ondas cargadas de sonidos envolventes.

fuente: Flickr

fuente: Flickr

Cuando el sonido desapareció se llevó consigo esas sensaciones maravillosas que habían aislado mi cuerpo y mi mente del mundo durante los segundos que habían permanecido en el ambiente.¿Por qué? Me pregunté, ¿por qué tenía que desaparecer ese conjunto de sensaciones maravillosas, a las que yo llamé música, con aquellas ondas?

Yo lo veía injusto, así que decidí luchar por experimentar aquello cuando yo quisiera y cuando yo lo necesitase.¿Cuándo? Me volví a preguntar, quería saber cuando iba a poder decidir yo misma cuándo escuchar la música y donde, y cual y todo tipo de preguntas invadiendo mi cuerpo haciendo que me sentara a pensar el por qué de todas ellas y como deducción final invadió mi mente la idea, no, mejor dicho el sentimiento era mi amor hacia ella, hacia la música, amor que veo totalmente correspondido y que espero que no me defraude en lo que me queda de existencia en este mundo.