Ángel González perteneció a la Generación de los años cincuenta. Los primeros libros poéticos de esta generación surgen alrededor de 1955: A modo de esperanza (Valente, 1955), El retorno (J.A.Goytisolo, 1955), Áspero mundo (A.González, 1956), Metropolitano (C.Barral, 1957) …

Aunque existen divergencias y opciones personales distintas entre estos poetas (hermetismo de Barral, admiración de F.Grande por Vallejo, intimismo de C.Rodríguez), estamos ante un movimiento de cierto carácter colectivo que proporcionaron tintes especiales al medio siglo.

Les afectó la polémica sobre la función de la poesía: poesía social o poesía como comunicación o conocimiento, dos aspectos distintos pero unidos en la práctica poética del momento. En general, la poesía social se constituye en la posguerra como un arte de urgencia que se ve motivado por la situación sociopolítica del país, a cuya transformación quieres contribuir denunciando las injusticias. Otras veces no se denuncia sino que se narra lo cotidiano.

Lo que sí se hace es enraizar la poesía con los problemas del hombre de la época. Dice A.González:

“Yo sigo teniendo fe en esa poesía crítica que sitúe al hombre en el contexto de los problemas de su tiempo, y que represente una toma de posición respecto a esos problemas”.

Como consecuencia de ello se adopta un tono narrativo, se eliminan los elementos imaginativos y se elige la sencillez léxica.

Actividad: selecciona algún poema de Ángel González que te guste donde se aprecie este prosaísmo, esta “estética de la pobreza” que han llamado algunos críticos.

(foto:Univ.de Cádiz)